Defensa del Territorio de Nuestro Cuerpo

Defensa del Territorio de Nuestro Cuerpo

Desde la FENMUCARINAP apostamos por la defensa del territorio del cuerpo, porque es nuestro primer espacio de lucha. Al igual que la tierra nuestros cuerpos sufren amenazas externas que quieren violentar, destruir y apoderarse de nuestra autonomía y capacidad de decisión como mujeres, así como de nuestro derecho al disfrute de nuestra sexualidad y capacidad reproductiva. Por ello desde nuestra organización consideramos que “Nuestros cuerpos son nuestros y nosotras somos las únicas con capacidad y derecho
para decidir sobre ellos”.
La penalización del aborto es una forma de violencia contra las mujeres por parte del Estado y en especial hacia las mujeres de bajos recursos que debido a la exclusión social no tienen acceso a información ni servicios de salud de calidad. Por ello, exigimos se aplique de manera
cotidiana el protocolo para el aborto terapéutico y se despenalice el aborto en caso de
embarazo por violación en el Perú.
En nuestro país al igual que a nivel estructural las mujeres somos objeto de violencia y discriminación en múltiples formas, recibimos violencia física, sexual, psicológica en el
interior de las casas, en las calles y otros espacios públicos.
Además, las mujeres que habitamos en zonas afectadas por actividades extractivistas, como la minería o la extracción de petróleo, tenemos que enfrentar desde el despojo de tierras, la violencia sexual, la trata de adultas y niñas, hasta la criminalización de la protesta cuando cuestionamos el modelo de desarrollo. Exigimos por ello el cese de la violencia a manos de empresas y fuerzas policiales que amenazan nuestros cuerpos y formas de vida. Exigimos
que el Estado legisle y regule revisando los impactos diferenciados por género de las
actividades extractivistas, garantizando realmente nuestros derechos.
Pedimos que se ponga en a las agresivas campañas de los medios de comunicación que usan nuestros cuerpos como mercancía y degradan la imagen de mujeres indígenas y campesinas.
Las mujeres organizadas luchamos también por cambiar una cultura política que ejerce discriminación contra las mujeres dentro de las organizaciones sociales y
en la política en general.
Es por ello que tratamos de promover la participación política en igualdad de condiciones de las mujeres en todos los espacios, evidenciando que los espacios políticos no escapan a lógicas machistas y sexistas que discriminan tanto las voces como la
representatividad de nosotras las mujeres.

jornada-lucha-reemplazo
femucarinapmujeresdelcampoylaciudadunsolopunopardefendersuderechos4